Libros que inspiran 1. El Punto sobre la Historia

Libros que inspiran 1. El Punto sobre la Historia

publicado en: Libros que inspiran, portada | 0

He de saldar una deuda con un gran programa de televisión y un gran equipo. Prometí hablar sobre ellos en éste mi modestísimo blog, y he encontrado la oportunidad. No sólo hablaré de su libro, que es lo que corresponde a la sección, sino que os contaré cómo encuentro cada viernes noche inspiración para mis paseos fotográficos.

Y es que con un programa tan interesante sobran las motivaciones. Los que siempre nos hemos quejado de la poca calidad cultural de la tele, no teníamos excusa para no apoyar de cualquier  manera un programa divulgativo sobre la historia de Madrid. Pero es que además se lo merecen. Cuando los conoces en persona te das cuenta del secreto del éxito: exportar el buen rollo, la familiaridad que desbordan, tanto al programa como a las redes sociales, que buyen desde que empieza el programa hasta un buen rato después. Yo lo comparo con un enorme bar en el que te estás tomando un chato con los amigos mientras se habla de Madrid.

La familiaridad llega tan lejos, que todos nos sentimos adoptados por ellos, ya somos madrileños, internautas, tuiteros y punteros, una guinda de la que todos los que lo somos hacemos gala.

Y en esto que viendo un programa que traspasa la pantalla algo más llamó mi atención. La fotografía sobresale. Entre explicación y explicación se ofrecen una serie de planos en los que ya me he basado para ver de forma diferente la ciudad cuando la capturo con mi cámara. Planos diferentes, puntos de vista muy interesantes, una total fuente de inspiración. Gracias a Ángel Arcega, Fran Lorenzo y Javier Delgado por ofrecer también algo más y de calidad en este páramo llamado “panorama televisivo”.

Como hemos venido aquí a hablar de su libro, ya es hora de dejar las introducciones. Me disculparéis pero creo que está justificado.
Para empezar el formato elegido, de tamaño reducido, se me hace muy cómodo para llevarlo en la mochila. Esto parecerá un detalle menor, pero cuando te pasas pateando toda una mañana con la reflex encima, cualquier gramo de peso de más se hace una tonelada.
Está separado por rutas, lo que lo hace óptimo para el fin. Son muy completas y, aunque no las he probado todas aún, se me hacen accesibles para completarlas en una mañana. He de decir que soy de buen andar…
Cada hito tiene su dirección, para no perdérselo y cuentan desde las cosas más sabidas y manidas como que el Templo de Debod fue un regalo egipcio hasta cosas que uno no sabía como que existe un obelisco en Madrid Río que tardó 8 años en construirse y como dicen ellos mismos “visto el resultado tampoco parece que fuera para tanto“, lo que me parece hasta delicado para lo … bueno, acercaos y lo veis. Solo deciros que me ha dado pudor llamar “monumento” a éste último, sobre todo comparado con el primero. Si no es por el libro “casi” se me pasa.
Os he hablado de estos dos puntos (veis, no puedo decir monumentos!) porque son el principio y el fin de la ruta por Madrid Río, una de las que sí he probado. Se hace muy entretenido buscar fotos y parar en cada punto a leer las curiosidades que lo rodean. Dicho sea de paso la forma en la que abordas la foto también cambia. Todo influye a la hora de agarrar la cámara. Y te acuerdas de la gracia con la que lo cuentan en la tele y una sonrisa oye, que se te va. Para eso están también los grafismos, mi debilidad (gracias Victor Enguix, me parto cada vez que sale alguna genialidad tuya!) que están también en el libro. Incluso pelándome de frío me reía yo sólo por el puente de Toledo.

En resumen. Una lectura amena, entretenida, fresquita, rapidita y divertida. Es como el programa, un ratito que hasta te sabe a poco. Lo bueno te deja con ganas.
Al revés de lo que dicen siempre, esto sí da para más: os recomiendo la ruta del Retiro. Pero no os pienso hablar de ella, descubridla vosotros mismos… os va a dejar tó picuetos

Más

¿Quieres compartirlo?
Share

Deja un comentario