Y es que… me encanta Madrid. ¿Y a quién no?