Palacio de Bermejillo. Sede del Defensor de Pueblo

Palacio de Bermejillo. Sede del Defensor de Pueblo

publicado en: Madrid, portada | 0

Si algo hay que agradecerle a estos tiempos son las facilidades que vamos encontrando para visitar lugares que antes era imposible.Y es que, por mucho que todos estos lugares fueran públicos, extrañamente eran inaccesibles ni un día, ni un sólo día. Y no es que nadie necesite que estén abiertos 24 horas ni que nadie pueda ir a vivir allí. Este formato de puertas abiertas parece apropiado, aunque a todos se nos antoja escaso. Se entiende que por razones de operatividad diaria no se pueda visitar a diario, pero más convocatorias serían seguro bien recibidas por todos. Soy uno de los de F5 a las 9 de la mañana el día que se abren las plazas – y a las 9.05 no queda ni una. Os sonará el tema. XD

Este es uno de los casos en los que más agradezco que existan estas iniciativas. Un pequeño y coqueto palacio que se antojaba una fortaleza inexpugnable. Y su actividad. Es cierto lo que nos dijeron: el Defensor del Pueblo es una institución poco conocida.

No suelo en este blog salirme mucho de lo estrictamente fotográfico, pero me parece digno de comentar el (excelente) tratamiento del personal. La charla sobre las funciones y funcionamiento del Defensor fue sorprendentemente amena. Al menos para lo que se suele suponer aburrido y técnico. Después la visita por las instalaciones hacia que -casi- pareciera que estabas en tu casa. Algo muy poco común en un edificio que se supone público. Chapó

Respecto a lo fotográfico, hay muchos detalles en los que fijarse. Lo más destacable al principio es la escalera al primer piso. Una preciosidad. El ágora central está llena de luz, gracias al techo de cristal y toda la estructura blanca. Después, en el despacho del Defensor (en este caso Defensora) me quedé prendado tanto del techo como de la lámpara que cuelga de él. No quiero desvelaros nada respecto al techo, pero es de lo más interesante. Las puertas también tienen detalles e historias reseñables, que os contarán…

Desde luego un palacete coqueto y digno, a la altura de la representación del pueblo al que defiende.

Más

¿Quieres compartirlo?
Share

Deja un comentario